Estimados Socios,
Junto con saludarlos, les doy la bienvenida a esta nueva versión de la tradicional revista El Campesino, probablemente una de las publicaciones más antiguas de Chile, ya que nació junto a la SNA hace ya 181 años. Acorde a los tiempos y con el objeto de llegar a más lectores, la hemos digitalizado, colaborando también así con la meta de Carbono neutralidad que estamos asumiendo como país, aportando a la mitigación de gases de efecto invernadero del mundo.
En esta edición, abordaremos las perspectivas del sector agrícola y nos enfocaremos en el comercio internacional y las oportunidades que se siguen abriendo para nosotros en el mundo.
Los agricultores realizamos la única actividad que está presente a lo largo y ancho de Chile, y que ha contribuido con tradiciones, crecimiento y progreso para el país durante toda su historia. El año pasado, el sector agroalimentario representó el 11% del PIB nacional y superó los US$18.000 millones en envíos a mercados extranjeros.
En este logro han tenido un rol fundamental los tratados de libre comercio. Hoy, tenemos 28 acuerdos comerciales con 64 economías, las cuales representan el 86% del PIB mundial.
En apertura al mundo, Chile ha sido pionero, pero nuestros competidores han seguido la misma senda y nos están pisando los talones, y en algunos rubros ya nos pasaron, por lo que no podemos dejarnos estar.
En esta competencia por conquistar mercados, cuesta entender la reticencia de muchos parlamentarios respecto de la aprobación del TPP-11. Mientras más tiempo tarde su aprobación, más ventajas le damos a nuestros competidores. Por eso, apelamos a que en la discusión del tratado en el Senado prime el compromiso con el crecimiento del país y con su apertura comercial, que es la responsable de nuestro liderazgo regional.
Pero ello no basta. Internamente tenemos que hacer los esfuerzos necesarios para facilitar nuestra labor exportadora. Los agricultores hemos hecho grandes esfuerzos por llevar a las mesas del mundo alimentos que den prestigio a Chile. Sin embargo, necesitamos de un vehículo que movilice nuestros esfuerzos individuales para llegar a un destino común: una Imagen País potente, tal como la han construido otras naciones.
Por otra parte, ser anfitriones de eventos tan relevantes como la APEC o la COP25, que se realizarán a fines de año, contribuirá a la imagen de Chile como un país atractivo y confiable, y al mismo tiempo comprometido con la solución de problemas globales. En la agricultura ser percibidos como un país cuidador del medio ambiente, que cumple con los máximos parámetros, es especialmente relevante para que nuestros productos sean más valorados.
Los invito a cada uno de ustedes, a ser actores líderes para seguir posicionando nuestra agricultura en el destacado lugar que se ha ganado, incorporando crecimiento y más y mejores prácticas de sustentabilidad.

Ricardo Ariztía de Castro
Presidente SNA