• ¿Cómo se enfrenta la agricultura y sus sectores al complicado momento que vive nuestro país? El presidente de la SNA llama a enfrentar la violencia haciendo lo que mejor se sabe hacer: producir alimentos, dar trabajo y generar descentralización.

El pasado viernes 18 de octubre Chile cambió. Un intenso y violento estallido social remeció al país, que entró en una crisis de la que aún intentamos salir. ¿Cómo afecta esto al agro? ¿En qué medida puede influir en las producciones de esta y próximas temporadas?.
“Los agricultores de Chile, proveedores de alimentos para nuestros compatriotas y para el mundo, no podemos ser indiferente ante tanta destrucción, vandalismo y atentados contra los habitantes de nuestro querido país”, dijo el presidente de nuestra institución, Ricardo Ariztía, en una carta publicada el 23 de octubre.

En esta misma, realizó un llamado a quienes están en el mundo del agro: “aún en las dificultades del grave déficit hídrico que enfrentamos, debemos estar día a día trabajando en hacer lo que sabemos: producir alimentos para todos, dar oportunidades y trabajo para muchos y generar una efectiva descentralización del país.

Nuestra responsabilidad en el mundo rural es ineludible, por lo cual hago un llamado para, con calma y altura de miras, generar instancias de diálogo y orientación, primero en nuestras familias, con nuestros colaboradores y luego con las personas que viven en
nuestras comunas, y en especial con las autoridades comunales y regionales que nos gobiernan”.

Ariztía apoya al Presidente Piñera en las  medidas que está tomando, sugiriendo que van en buena dirección. “Creo que las propuestas del Presidente de la República, luego de reunirse con distintos actores del quehacer nacional, van por el camino correcto.
Las apoyaremos”. Y afirma que desde la SNA, “ya nos hemos puesto a disposición de la autoridad para colaborar en lo que sea necesario”.

Por otro lado, hace un llamado a los actores más involucrados. “En estos momentos, solo la voluntad política y el diálogo entre todos los actores permitirán a Chile salir adelante.

Podemos salir fortalecidos a partir de los cambios que la ciudadanía demanda, siempre y cuando los consensos dejen de verse obstruidos por la violencia extrema y la irracionalidad de grupos minoritarios”.

PREPARADOS, AUNQUE PREOCUPADOS
Desde Lo Valledor, mercado mayorista ubicado en Santiago, afirman sentirse preparados para enfrentar esta situación de  emergencia, pero no por eso menos preocupados. “El abastecimiento yo creo que está garantizado”, dice Gonzalo Bravo, director y administrador general de Lo Valledor, además de consejero de la SNA.

“Yo estuve en el campo y es impresionante ver cómo las personas trabajan como si nada estuviera pasando. Ellos siguen  preocupados de su labor, logrando un abastecimiento normal y sin hablar de las protestas. Es otro mundo, un respiro de lo que
tenemos en las ciudades”.

Su preocupación -además de temas como el agua o las variedades de mercado- está en la probabilidad de paros en los puertos. “En la producción de las cerezas”. Si no se puede exportar, si se tiene que quedar en el mercado interno, los grandes productores que
en general sacan cerca del 70% de su producto afuera, tendrán que venderlo en Chile a un valor bastante menor”, explica.

El gerente general de este mercado, Manuel Rojas, confirma que siguen funcionando con normalidad. ¿Preocupados? “Claro, lo normal de lo que pueda pasar. Pero con la gran esperanza de que todo vuelva a la normalidad. Que se acabe todo el

vandalismo. Entendemos las demandas legítimas, pero el vandalismo que afecta a todos, eso no”.

Jorge Valenzuela, presidente de Fedefruta, dijo que para la asociación -conformada por 27 asociaciones gremiales- el tema logístico es la clave y donde se centra la mayor preocupación como sector. “Tenemos las frutas, tenemos los compradores; solo tenemos que trabajar de manera coordinada para que la logística funcione de manera óptima”.

Pese a toda la contingencia nacional, Valenzuela insiste en hacer un llamado a no dejar de lado el tema del agua y la sequía. “Es tanto o más grave que la situación social. Es un tema que hemos advertido hace tiempo y puede ser catastrófico”.

Desde el mercado de las carnes, cuentan que su experiencia no ha sido fácil. Nicanor Allende, de Frigorífico Temuco, explica que a la gente le cuesta llegar a trabajar. Dice que hay un legítimo miedo de los camioneros a la violencia en las carreteras, por lo que no ha sido fácil que viajen al sur. Y por otro lado, han saqueado algunos locales, además del centro de distribución.

Aunque para las exportaciones estaban programados, se han generado conflictos por los paros en el SAG en puertos marítimos y terrestres. A esto se suma la incertidumbre de la dificultad que tendrán clientes para pagar, algo fundamental para la empresa. “Hemos tratado de apoyar lo más posible para que todo se mueva con normalidad, siempre en la medida de lo que podamos hacer”.

En el mundo de los lácteos, Eduardo Schwerter, presidente de Fedeleche, afirma la importancia de mantener el suministro. “La leche y sus derivados son un alimento básico para la población, pero perecedero, por lo tanto, necesita de una capacidad logística importante para su conservación”. A la fecha, tanto los productores como la industria han logrado que esta cadena productiva

se mantenga operativa, con algunas dificultades en algunas zonas del país. “El compromiso es sostener el suministro, dada la relevancia de los lácteos en la dieta diaria de las personas”.

Sobre el llamado de Ariztía a dedicarse a producir alimentos, dice: “A eso estamos abocados. Diariamente. Los 365 días del año, nos dedicamos a producir un alimento tan noble como elemental para la gente. Y a pesar de las severas dificultades que atravesamos como país, no podemos desligarnos de esta responsabilidad”, asegura Schwerter.

Para finalizar, manifiesta que como gremio necesitan y están trabajando en la estabilidad. “Nos estamos reuniendo con autoridades, ya que como productores de leche esperamos que la situación país se estabilice en base al diálogo y a la recuperación de la convivencia y a la paz social”. Como toda actividad, requieren que el Estado de Derecho se respete, y hoy se está intentando avanzar en un “contexto de estallido y violencia, lo que no permite recuperar el ritmo de la economía, ni menos la estabilidad. Como gremio estamos a disposición a colaborar en todo lo que se pueda”, concluye.