Chile atraviesa una mega sequía entre las regiones de Coquimbo y El Maule. Llevamos, como país, más de una década con bajas precipitaciones y 2019 terminó como un año récord, dejando un déficit que supera el 90% en algunos sectores. ¿Qué se está haciendo al respecto?

Desde el Gobierno se están tomando una serie de medidas urgentes y el mismo Presidente Sebastián Piñera ha descrito esta situación como un “terremoto silencioso”, calificando la sequía como “la más grande de la historia de Chile”.
En entrevista con radio Agricultura, el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, dijo “tenemos que buscar fuentes, adaptarnos a este cambio climático. No es que no haya agua, sino que hay que buscarla en otros lugares. Hay que cuidarla, reusarla, almacenarla y lo que necesitamos son obras”. Según Moreno, hay que tomar medidas urgentes para enfrentar la crisis y medidas a largo plazo.
Por su parte el director de la Dirección General de Aguas, Óscar Cristi comentó que “los objetivos de la Agenda Hídrica del Gobierno son dar seguridad hídrica, garantizar el consumo humano, conservar los ecosistemas hídricos y dar certeza jurídica para invertir en obras, que se concretan en una cartera de acciones, algunas ya mencionadas, en ámbitos como la inversión en infraestructura, gestión y modernización normativa”.

CAMBIO CULTURAL

El ministro de Obras Públicas señaló “hay que tener conciencia de que el agua tiene mayor valor, es mucho más escasa y que podemos hacer lo mismo, pero gastando mucho menos”. En ese sentido el gobierno lanzó la campaña “Cuidemos el agua”, una iniciativa que busca dar a conocer las políticas de gobierno implementadas, motivar a la ciudadanía y dar un correcto uso a este recurso. Para el gobierno es importante tomar conciencia de la situación, para que se produzca un cambio cultural. “La ciudadanía aún no asimila la crisis, sobre todo en las ciudades, ya que abrimos la llave y sale agua. No sabemos lo que es vivir sin agua”, dijo Óscar Cristi desde la DGA.

LA EMERGENCIA ES AHORA

Se deben tomar medidas inmediatas para evitar que el impacto de la sequía sea más profundo, y en ese sentido se han realizado una serie de acciones que permiten paliar sus efectos, les mencionamos algunas de ellas.

136 comunas con escasez hídrica. Desde el MOP se emitieron los decretos que “autorizan la extracción de agua sin los derechos correspondientes y la entrega de recursos de emergencias a la población rural, que incluye el reparto de agua por camiones aljibes. Además, da atribuciones a la DGA para redistribuir las aguas si no hay acuerdo entre los usuarios”, comentó Cristi.

6 declaraciones de emergencia agrícola, que afectan a 119 comunas y se declaró zona de catástrofe en las regiones de Coquimbo y Valparaíso. La emergencia agrícola permite entregar recursos económicos a los agricultores para que puedan enfrentar las dificultades ocasionadas por la sequía.

Plan de Fiscalización por la Emergencia Hídrica. Se aumentó en un 50% la dotación nacional de fiscalizadores y se intensificó el uso de drones y la fiscalización satelital.

La Mesa Nacional del Agua y la Mesa de Emergencia. La primera que se realizó entregó un informe donde propone la infraestructura necesaria, la forma de gestión del agua y la definición de los principios de un marco legal e institucional; y la segunda se creó para enfrentar la contingencia.

Utilización de pozos de emergencia del Ejército y Corfo, entre otros

UN FUTURO SECO

Si en 2020 sigue la tendencia, es muy probable que el próximo verano se deba sufrir racionamiento de agua. Es por eso que se deben tomar medidas a largo plazo que permitan enfrentar el cambio climático. Debido a ello, hay 4 embalses en construcción y 26 priorizados. En el norte del país se está impulsando y fortaleciendo la desalinización del agua de mar, en la región Metropolitana, por otro lado, se prioriza la perforación de pozos para extraer agua subterránea.

Otras medidas tomadas por el Gobierno a continuación:

PROMOVER LA ORGANIZACIÓN DE USUARIOS DEL AGUA. Se está trabajando en la conformación y fortalecimiento de juntas de vigilancias, comunidades de aguas subterráneas y asociaciones de canalistas. Estas organizaciones permiten un trabajo integrado para asegurar la sustentabilidad de los recursos hídricos. Se han formado varias juntas de vigilancia como las de los ríos Renaico y Malleco, que son las primeras de la región de la Araucanía.

GESTIÓN ESTRATÉGICA DE CUENCAS. Chile cuenta con 101 cuencas, y se busca desarrollar 10 planes anuales para conocer la oferta y demanda de agua y así poder implementar una cartera de acciones que asegure un abastecimiento en cantidad y calidad. Para junio de 2020, la DGA contará con la estrategia para las cuencas de Copiapó, Huasco, Elqui, Limarí, Choapa, Quilimarí, Petorca, La Ligua, Aconcagua y Maule.

OPTIMIZACIÓN DEL USO DEL AGUA. con nuevas tecnologías y obras de riego, además de obras que consideren la recarga de los acuíferos.