SANITIZACIÓN DE CALLES CON MAQUINARIA AGRÍCOLA

Si en el año 1000, las personas salían a la calle a despedir a los caballeros que, con armadura y a caballo, partían a pelear sus batallas, en 2020, mil años más tarde, desde lejos y con aplausos, se felicita a un grupo de agricultores que, en sus tractores y con mascarilla, salen a limpiar las calles de las ciudades. En 2020 todos los esfuerzos se han puesto en vencer a un enemigo común a nivel mundial: SARS-CoV-2. El famoso covid-19.

1.- EL CAMPO NO PARA: GRACIAS A LOS AGRICULTORES NO HAY PROBLEMAS DE ABASTECIMIENTO

Al comienzo de la pandemia, con las restricciones que se tuvo que comenzar a imponer, muchos temieron por el abastecimiento, pero el campo no paró, como lo afirma Cristián Allendes, vicepresidente de la SNA y director de Fedefruta. “Los agricultores han tomado un rol activo en proveer alimentos a las ciudades, y aunque tengamos muchas restricciones, hemos seguido muy activos: cosechando, produciendo y llevándo todos los alimentos a destino. Ha sido muy gratificante, aun cuando ha sido más trabajo y más costoso de lo normal”.

2.- AGRICULTORES SANITIZAN LAS CIUDADES Y AYUDAN A ENTREGAR TRANQUILIDAD

Ante esta situación excepcional, algunos agricultores sentían que desde el mundo agrícola se podía hacer más, y es así como vieron la posibilidad de ayudar a la tranquilidad colaborando con la sanitización de las calles. “Mucha gente, al ver estas aplicaciones, se siente más segura. Ven la posibilidad de tener menos contagio para ellos y sus familias”, afirmó Allendes.

La tarea de la maquinaria agrícola es pulverizar agua con cloro y esparcirla en los espacios públicos, con el fin de lograr que las partículas se adhieran a la superficie y estas queden sanitizadas.

En el caso de la región Metropolitana, se trató de una operación donde una serie de actores tuvieron que trabajar de manera coordinada. Por un lado el Ministerio de Agricultura y la SNA organizaban la maquinaria; la Intendencia, Gobernación y el Municipio coordinaban la distribución; los bomberos cooperaban con agua para poder volver a llenar los estanques de la maquinaria; y Carabineros se encargaba de escoltar los tractores.

Fueron la Intendencia y la Seremi de Agricultura quienes se acercaron a la SNA con la iniciativa, quienes pusieron a Cristián Allendes a cargo. En dos días consiguieron 22 tractores pulverizadores de agricultores de Buin, Lampa, Paine y Los Andes. Hoy ya son cientos los equipos que se están usando a lo largo de Chile.

3.- AGRICULTORES LLEGAN CON SU AYUDA A TODO CHILE

La iniciativa de sanitizar con maquinaria agrícola no comenzó en la región Metropolitana, ya se hacía en distintas partes del país y más de 10 días antes de comenzar a limpiar Santiago, las calles de Ovalle ya eran sanitizadas por agricultores. Lo mismo sucedía en Osorno, El Maule y Ñuble, en coordinación con sus respectivos alcaldes.

Actualmente, la limpieza de calles con ayuda del mundo agrícola se está produciendo en casi todo el país. “Se están realizando en casi todas las ciudades, pueblos y villas”, destaca el vicepresidente de la SNA. En Coquimbo, por ejemplo, se privilegió la limpieza de los lugares más concurridos y las calles cercanas a los centros de salud.

4.- EL ALIMENTO ES CLAVE PARA LA POBLACIÓN

Para el vicepresidente de la SNA, el rol que ha tenido la agricultura en esta gran cruzada ha sido vital. “El alimento es lo que mueve a las personas, el resto de la economía también es muy importante pero la agricultura es de vida o muerte”.

5.- UN SECTOR ECONÓMICO QUE SE MANTIENE ESTABLE

En plena crisis sanitaria, el fantasma de la pobreza y el desempleo empieza a sonar con fuerza. La agricultura también es un aporte desde el punto de vista económico, como lo explica Cristián Allendes: “los agricultores han podido mantener las fuentes de trabajo muy activas y eso, además de los alimentos, es muy importante para el país. Que al menos uno de los rubros de la economía este muy activo, ya que se pierden pocas fuentes de trabajo y en la ruralidad se sigue en al menos el 90% de la actividad”.