El economista y Consejero SNA Jorge Quiroz afirma que más que el virus, la crisis se da por las medidas de confinamiento que se han tomado. “En el mundo se subestimó esta medida, este experimento”.

Cómo ve usted la economía mundial con esta pandemia sin precedentes? Lo primero, dice el economista Jorge Quiroz, es aclarar que esto sí tiene precedentes, decir lo contrario es falso. Hay muchos antecedentes como la gripe española, el cólera, la gripe aviar, poliomelitis y la tuberculosis que llegó a Chile en los años 50, que han sido igual e incluso mucho más fuertes.

¿Y entonces por qué cree que ha sido tan distinto este mes? ¿Por qué los grandes efectos en la economía mundial? Porque aquí lo más grave, lo que realmente no tiene precedentes, son las medidas que se han tomado, explica. Jorge Quiroz está convencido de que, ya desde hace unas semanas, el remedio está siendo peor que la enfermedad.

“Suecia, por ejemplo, no ha tomado ninguna medida de confinamiento y la mortalidad de la población no supera los 4.000 de los 10 millones de habitantes del país. Lo que pasa es que en occidente los gobiernos están tan desprestigiados que actúan según lo que piden las masas por los medios o las redes sociales, y eso nos puede traer muchas consecuencias económicas”.

Admite que en un comienzo encontró sentido a la cuarentena porque no conocíamos el virus. “Pero ha medida que han pasado las semanas, yo he ido tomando una opinión que sé que es minoritaria, pero es lo que creo. Aquí lo más grave, lo que verdaderamente no tiene precedentes, son las medidas económicas que se han tomado”.

Y es que aunque afirma ha habido peores pandemias, ésta es la primera que vivimos con las redes sociales, en la que hay una gran inmediatez y todos tienen espacio para opinar. Sabemos en tiempo real cuántos muertos hay en cada lugar y eso presiona las decisiones políticas. “Lo que no tiene precedentes, la gran pandemia, es el pánico estadístico que se da por los datos de las redes que llegan a gente que no está preparada para procesar esa información”.

“Hoy las redes tienen de punto focal las muertes diarias, y como los gobiernos -especialmente en occidente- no tienen buena reputación hacen lo que las masas inexpertas dicen que hay que hacer”, afirma.

EL EXPERIMENTO ECONÓMICO

Para Quiroz, las medidas han llevado a un experimento económico en que todos estamos envueltos. “No se puede pretender cerrar todo y después de unos meses reabrir como si nada hubiera pasado. La gente se va a demorar años en volver a salir con normalidad, ir a un restaurant o incluso en subirse a un avión”, dice. Y agrega: “Le tengo fe a la vacuna, pero cuando salgamos de esta no vamos a ser los mismos”.

Claro reflejo de esto son las caídas del PIB en diversas economías mundiales, “y en Chile no debería ser diferente. Yo estimo que en nuestro país vamos a tener un crecimiento negativo de entre un 4 y un 5%, peor incluso que en la crisis asiática. Y en Chile además se suma el efecto de la revuelta social… ¡si hasta octubre Chile iba creciendo en cerca de un 3%!”.

Este panorama, dice, va a acabar con muchas pymes que no tienen ingresos. Sobre las empresas más grandes, en tanto, cree que “será clave desarrollar mecanismos que ayuden a reactivar, que dejen atrás el pasado y siembren el futuro. Financiar giros más que empresas y potenciar la fusión, porque los mercados más chicos no dan para el mismo número de empresas de antes”.

Para terminar, hace un llamado a sacar en limpio una lección: la clase dirigente política debe recuperar su virtud, que sea capaz de liderar y tomar decisiones pensadas en el bien país y no en si son o no populares.

Y hace un recordatorio final a todo el sector exportador. “Son quienes están sacando al país adelante hoy. Han sido resilientes, sabiendo aguantar las crisis. Hay que sacarse el sombrero por ellos. Si Chile no contara con estos sectores, estaríamos hablando de otra crisis mucho peor”.

¿Y QUÉ PASA CON EL AGRO?

“Para esta temporada ya estaban la mayoría de las exportaciones cerradas, por lo que fue relativamente normal. Tengo mis dudas para la próxima temporada, porque todos los insumos que no son básicos, como fruta y carne, pueden verse perjudicados por la crisis. Los cultivos e insumos más tradicionales, en tanto, pueden verse incluso beneficiados por el tipo de cambio. O al menos no verse perjudicados”.


Ojo con estos dos cambios que, dice Quiroz, llegaron para quedarse:

Acciones políticas son manejadas por las redes y los medios: “sin duda los medios y la opinión de las personas en las redes sociales serán un factor más en la toma de decisiones”, afirma Quiroz, repitiendo en que los gobiernos deben tomar más liderazgo político en sus decisiones, aunque sean impopulares. “La opinión de la gente puede cambiar el destino de la humanidad. Hoy fue el coronavirus, ayer el estallido social y mañana puede ser cualquier cosa”, señala.

Teletrabajo: “esta crisis sanitaria aceleró muchísimo el trabajo a distancia. Tiene su lado positivo, pero también creo que va a intensificar la diferencia de ingresos para quienes no tienen acceso a la economía digital”.