Escribo esta editorial desde La Araucanía, a donde me he trasladado junto al presidente de la CPC y de la CChC, para sostener una gran cantidad de importantes reuniones, con la disposición de escuchar y luego de ello, gestionar desde la SNA, todo lo que sea necesario para lograr avances concretos a la lamentable situación que vive esta linda zona de nuestro país. Impresiona escuchar algunos testimonios, que no debieran dejar a nadie inmóvil, sino activamente preocupados de definir rápidas soluciones. La SNA hará responsablemente lo suyo, y como ha sido desde el primer momento, no dejará de lado a esta maravillosa región, sus habitantes y sueños, sin importar su origen, pero con una clara convicción que el diálogo es el único camino para resolver los problemas, en un ambiente de respeto, de rechazo a la violencia, y en donde prevalezca el Estado de Derecho. Las autoridades del Ejecutivo, Legislativo y Poder Judicial, están en falta y tienen mucho que decir.

Con fuerza se inicia una nueva temporada agrícola, en donde los agricultores, una vez más, deberán enfrentar los propios desafíos de nuestro sector, pero al cual este año se le agregan las exigencias y precauciones que nos impone la pandemia, aún muy presente entre nosotros. Con todavía mayor rigor, debemos seguir velando por el cumplimiento estricto de cada una de las medidas de seguridad consideradas en los protocolos de ingreso y operación de nuestras instalaciones. La salud de nuestros colaboradores y sus familias es tarea primordial y con ello, además, estaremos ayudando al enorme desafío país, el cual es controlar esta enfermedad en nuestro territorio. Es responsabilidad de todos.

Como hemos dicho, las expectativas son buenas. Hemos tenido un invierno algo más benigno en lluvias y nieves, los mercados están abiertos, el dólar se estima estará en altos niveles, por lo cual, y tal como lo indicaron los socios que contestaron nuestra encuesta de expectativas, debiéramos tener una buena nueva temporada. Espero que sea así para ustedes y principalmente para vuestras familias.

Por último, espero que los procesos eleccionarios que ya comienzan, en donde nuestra participación activa es de vital importancia, también traigan buenas noticias para la paz, tranquilidad y desarrollo de nuestro querido país.

Un afectuoso saludo para cada uno, atentamente

Ricardo Ariztía de Castro, Presidente SNA