La situación de violencia que se vive en La Araucanía sigue siendo prioridad para la SNA, que se ha convertido en el interlocutor de los agricultores que viven asediados de inseguridad y violencia. Con el objetivo de avanzar en el desarrollo y crecimiento de la macrozona sur, la SNA trabajó con la CPC para la creación de un plan de trabajo con propuestas concretas para poner fin a la escalada de violencia.

Incendio, colocación de artefactos incendiarios, disparos injustificados, homicidios frustrados y siembra ilegal de marihuana son los delitos por los que la región de La Araucanía ha presentado querellas en el contexto de la violencia rural.

En este contexto, y con el fin de contribuir y avanzar hacia una solución definitiva, la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) presentó el 3 de marzo la “Propuesta de Trabajo por la Paz Social y el Progreso en La Araucanía y la Provincia de Arauco”, un proyecto que comenzó a gestarse en septiembre 2020 a través del diálogo con los principales actores sociales de la región, como lo dijo el presidente de la CPC, Juan Sutil: “preocupados de la cada día más crítica situación que vive la macrozona sur, la CPC y sus seis ramas, participamos los últimos meses en un fructífero diálogo con actores sociales y políticos de la región de La Araucanía, para lo que se conformó un comité de trabajo en el que participó activamente la Cámara de la Construcción de Temuco”.

En entrevista con radio Sago de Osorno, el presidente de la SNA, Ricardo Ariztía, manifestó que “no puede ser que en este minuto hayan más de 60 predios tomados y otra centena y, quizás más, con banderas negras y anuncios que los propietarios deben retirarse, necesitamos una acción que transmita a los agricultores tranquilidad”.

A la violencia que se vive en la zona se suman cifras poco alentadoras en la región. La Araucanía muestra tasas de pobreza, niveles de educación y productividad por debajo del promedio nacional, por ejemplo, un 17,2% de la población de La Araucanía se encuentra en situación de pobreza por ingresos, versus el 8,6% promedio país.

La propuesta fue presentada por el presidente de la CPC Juan Sutil, acompañado del presidente de la CChC, Antonio Errázuriz y el presidente de la SNA Ricardo Ariztía, quien destacó la relevancia de su sector: “El sector agrícola hace ver nuestra mayor preocupación como consecuencia de todos los problemas que sufren día a día los agricultores en diversos aspectos”.

El documento se presentó a la sociedad civil en Temuco y contiene más de 40 iniciativas que buscan trabajar por la paz social en la macrozona sur.

RADIOGRAFÍA DEL CONFLICTO

Según cifras del Ministerio Público, en el verano 2020 se cometieron 10 hechos de violencia rural. Este año esa cifra sube a 26. Las usurpaciones de terreno también van al alza: si en el verano 2020 se denunciaron 23 casos, en lo que va del año ya llevamos 60. Ambos delitos tienen un aumento de más
de 160% en un año. El diario La Tercera informó que los registros de la fiscalía regional de La Araucanía muestran que entre diciembre 2020 y febrero 2021 se cometieron 86 hechos de violencia rural, el año pasado en esta misma fecha la cifra era de 32. A pesar del aumento de casos no hay personas formalizadas.

LA PROPUESTA

El informe se enfoca en cuatro ámbitos que se debieran impulsar en forma conjunta, con un amplio diálogo social que lideren e involucre activamente a los habitantes de la macrozona sur. Estos ámbitos son: primero institucionalidad, administración y legislación; segundo, infraestructura; tercero, desarrollo productivo; y cuarto cultura y educación.

La propuesta destaca la riqueza cultural y geográfica de la zona, con oportunidades para el sector turismo, la agroindustria, forestal, ganadería, energía renovable y capital humano. “La Araucanía tiene todo el potencial para ser una tierra de oportunidades de progreso y bienestar para quienes la habitan. Pero hoy esto no es posible. No se dan las condiciones, no existen las garantías mínimas de seguridad y abunda la desesperanza”, dice el documento.

Según el informe, el Estado de Chile es el responsable de restablecer el cumplimiento de la ley en los territorios y de garantizar paz social y seguridad, pero para lograrlo se necesita el apoyo de todos. El presidente de la SNA, Ricardo Ariztía se mostró optimista en que la paz social es un objetivo posible, y aseguró: “Creemos que sí hay solución en la medida que toda sociedad civil esté de acuerdo, y las autoridades de gobierno, en poder avanzar”.