El uso de la tecnología en el agro se ha potenciado en los últimos años. La incorporación de herramientas tecnológicas permite optimizar los recursos, mejorar la producción y las ganancias. Por otro lado, la colaboración entre agricultores es clave para enfrentar desafíos como la sequía. Como hemos visto desde nuestra iniciativa Conectagro, sin duda el trabajo colaborativo de la mano de la tecnología será parte del futuro del mundo silvoagropecuario.

En 2020, desde la SNA nace Conectagro, una plataforma colaborativa que busca promover la innovación y digitalización en el sector. Desde esta iniciativa se desarrolló el concurso Desafío Conectagro, con el fin de potenciar el desarrollo de la tecnología. El ganador del concurso, Agromatch, recibió mentorías y $9.000.000 para hacer crecer el emprendimiento.

El Uber del agro

AgroMatch es una plataforma que permite a dueños de maquinaria desocupada arrendarla a otros agricultores, especialmente considerando que en promedio la maquinaria agrícola en Chile está detenida más de 7 meses al año. “AgroMatch comienza en 2018 a partir de la idea de traer el modelo colaborativo, tipo uber o airbnb, al mundo de la maquinaria agrícola”, cuenta Francisco Astaburuaga, cofundador de la empresa.

La empresa trabaja de manera permanente por fortalecer la calidad del servicio entregado, y actualmente incluye el traslado de la máquina, la supervisión y reparación en caso de fallas.

Hoy desde Agromatch se trabaja en dos importantes proyectos, uno pensado para grandes agricultores y otro enfocado en la pequeña agricultura. El primero busca entregar arriendos flexibles a largo plazo y el segundo quiere formar ecosistemas de arriendo colaborativos regionales, con el fin de poder ofrecer arriendos por tiempos más cortos. “Para este segmento ya estamos desarrollando el primer ecosistema regional de arriendo colaborativo en Ñuble, de manera de ofrecer arriendos por períodos aún más cortos, que se ajusten a las necesidades del pequeño agricultor”, explica Francisco.

En 2020 la plataforma logró duplicar la facturación de 2019, para este año se pronostica un crecimiento de hasta 300% y la idea es seguir creciendo como cuenta Francisco: “Para 2022 esperamos contar con múltiples ecosistemas regionales funcionando tanto dentro como fuera de Chile, partiendo probablemente en México y Colombia”.

La necesidad de colaborar

Así como AgroMatch, existen otros emprendimientos agrícolas que buscan fomentar el uso de la tecnología y la colaboración. Con el fin de potenciar la necesidad de crear comunidad en el mundo agrícola, además de compartir e intercambiar conocimiento y experiencias de buenas prácticas, nace la aplicación 3BxAgro, un emprendimiento femenino donde dos ingenieras, Malú Lozano y Daniela Navarro, buscan hacer la diferencia en el mundo de las relaciones en el agro.

Para las fundadoras de 3BxAgro la colaboración es algo que siempre se ha dado en la agricultura, pero en un círculo cerrado, lo que busca la plataforma que ellas crearon es abrir la posibilidad de colaborar: “la economía colaborativa es lo que viene, además que la globalización ya está en todas partes, eso también implica que nadie puede seguir aislado de los demás”, comenta Malú.

El objetivo de este emprendimiento es que las personas e instituciones se registren en la plataforma, creen su perfil e interactúen compartiendo datos, actividades agrícolas, respondiendo preguntas o participando en eventos, con el fin de que juntos enfrenten de una mejor manera los desafíos de la agricultura, como comenta su cofundadora: “El agro tiene varios desafíos que enfrentar en los próximos años y la tecnología jugará un rol importante. Esperamos que ahora que las nuevas generaciones están tomando las riendas del agro, sea más fácil que las tecnologías lleguen, esa es una de nuestras grandes misiones en 3BxAgro: facilitar la transferencia tecnológica y de mejores prácticas en la agricultura”.

La tecnología, innovación y la colaboración son parte permanente del quehacer agrícola, el desafío es ahora incorporar las herramientas que tenemos para crecer.

Las oportunidades de trabajar la tecnología y la colaboración existe. La decisión de utilizarlas está en manos de los agricultores.