Sergio Pérez es presidente de la Confederación Nacional de Transportes de Carga (CNTC) y vicepresidente de la Multigremial de Emprendedores Nacionales. El líder de la organización gremial más grande de Chile en el rubro de transporte se moviliza por sus sueños, su país y su familia. En este almuerzo nos cuenta sobre su vida y su mirada sobre la actualidad.

APERITIVO

– Empecemos con un aperitivo, cuéntenos de su vida, ¿cómo fue su infancia, su juventud?

Mi infancia fue hermosa una niñez campesina, colmada de costumbres de esa maravillosa vida, mi juventud también con algunos amores adolescentes.

Éramos siete hermanos y cuando tenía cuatro años mi padre fallece y pasamos a depender de la férrea e inquebrantable voluntad de nuestra madre. Lo más destacable fue la perseverancia en los estudios pasando por colegios con internados, llegando a egresar de la Universidad Técnica del Estado como Ingeniero Mecánico.

– ¿Y cuándo comienza la cercanía con los camiones?

Mi cercanía con los camiones se origina en mi familiaridad con los fierros, ya que profesionalmente me desempeñé como gerente de servicio de Curifor, bajo el alero de dicha empresa desarrollé la actividad de postventa. El año 1981 empecé mis emprendimientos personales en los rubros automotrices, mecanización agrícola y particularmente en transportes destinados fundamentalmente a cargas peligrosas.


“Sueño con camiones y vehículos en general que no contaminen y que nuestros camiones puedan abastecer al país sin que nuestros conductores arriesguen sus vidas, sueño también con una Constitución que sea una casa para todos”.


ENTRADA

– Entonces, ya llegando al plato de entrada, ¿cómo llega Sergio Pérez a ser presidente de la Confederación Nacional de Transporte de Carga?

Creo que la presidencia es más bien accidental, ya que mi lucha por el transporte de carga por carretera era saber: la innovación permanente, la eficiencia energética, empresarización, el saber que se puede, que todo emprendedor que adquiere su primer camión tenga la posibilidad de crecer y así sucesivamente hasta la formación de un empresario y empresas.

Luego dejé mis actividades empresariales en manos de un socio, compadre y amigo Harrison Jara, que hasta aquí ambos hemos sido exitosos.

Para lograr la formación de CNTC nos juntamos alrededor de 150 transportistas grandes y chicos de todo el país, y el año 2012 en Quinamavida formamos la Confederación Nacional del Transporte de Carga de Chile. Mis colegas tuvieron la confianza y el cariño para elegirme presidente nacional, cargo que ocupo ininterrumpidamente hasta la fecha con altos eleccionarios democráticos de acuerdo a nuestros estatutos. Hoy se adhieren a nuestra visión gremial 50 asociaciones, 4 federaciones y muchos empresarios independientes, somos la organización gremial en el rubro transporte más grande de Chile de Arica a Punta Arenas.

PLATO PRINCIPAL

– Llegamos al plato de fondo, hoy, ¿cuáles son las preocupaciones de Sergio Pérez como persona y como presidente de la CNTC?

La preocupación fundamental ha sido, es y será mi país y si a eso le colocamos nombre sin duda la seguridad encabeza mi ocupación. No es posible que nuestros camiones no puedan circular por las carreteras con la seguridad necesaria y, que los conductores expongan su vida ante el terrorismo, robos y secuestros, que los niños no puedan asistir a sus colegios por miedo a recibir una bala, que el esfuerzo familiar de toda una vida se acabe en un portonazo.

Usted comprenderá que necesariamente las preocupaciones personales se cruzan con las de dirigente gremial, porque hoy día la delincuencia en todas sus formas está desatada y los valores trastocados en su grado máximo. Siento que tengo una responsabilidad que se inicia en los camiones, pero que termina en cada habitante de mi patria. Tenemos un país en que hemos superado la pobreza de forma significativa, tenemos una calidad de vida que ya se quisieran nuestros vecinos de América Latina, pregunto ¿cuál es la razón de destruir, lo que tanto nos ha costado construir?

– Vamos a las ensaladas, las cuales muchas veces son ácidas, agrias, ¿qué ha tenido de agrio este trabajo?

Me produce acidez que existan personas que se ubiquen en la vereda del frente a tirar piedras sin haber movilizado ninguna extremidad, ni menos una neurona para ayudar de verdad, en los propósitos de mejorar las condiciones de vida de nuestros compatriotas. Me altera la deslealtad y la falta de rigurosidad en las propuestas valóricas para hacer que se respeten las opiniones contrarias. Me indigna que no se den las facilidades y el lugar que corresponde a los emprendedores, que son los que han situado a Chile como país líder en Latinoamérica, en definitiva, me produce una tremenda desilusión la pobreza humana y el comportamiento reñido con los valores de una sociedad sana y emprendedora. Es imprescindible retomar la cultura de los afectos que tanto bien hacen a una sociedad.

– Siguiendo en esa línea, vamos a lo que nos une, a lo dulce, al postre. ¿Qué satisfacciones le ha traído el estar a cargo de la CNTC y su trabajo?

La valoración de mi familia y mis colaboradores por lo que hago, el conocer a cada transportista de cada rincón de Chile. En definitiva, el poder aportar a desarrollar mejores condiciones para la industria del transporte de carga y quizás mejores opciones para quien hace de un camión o un par de camiones el pilar y sostén de su respectiva familia.


“La preocupación fundamental ha sido, es y será mi país y si a eso le colocamos nombre, sin duda la seguridad encabeza mi ocupación”.


AL CAFÉ

– Mientras se toma un café, ¿con qué sueña Sergio Pérez? ¿Cuáles sueños personales tiene y qué sueños tiene para Chile?

Sueño con una patria siempre democrática y siempre libre, sueño con una familia formando hijos con valores y principios que empiecen por respetar a los demás. Sueño con camiones y vehículos en general que no contaminen y que nuestros camiones puedan abastecer al país sin que nuestros conductores arriesguen sus vidas, sueño también con una Constitución que sea una casa para todos.

Sueño que las leyes garanticen la propiedad privada y el derecho a emprender en libertad y con garantía de seguridad.

Hemos formado la Multigremial Nacional de Emprendedores con gremios desde Arica a Punta Arenas, Juan Pablo Swett preside y yo el vicepresidente nacional. Formamos también el Consejo Superior del Transporte cinco gremios Citrach, ABI, AGETICH Chile, Transporte y nuestra querida CNTC Chile, es decir los conductores, los buses y camiones queremos ser una voz potente en defensa de nuestros colaboradores y actividades estratégicas para el desarrollo de nuestra querida patria.

Nunca olvidemos que el mejor instrumento de movilidad social es la educación de calidad donde el hijo de una madre con carencia de materiales, se iguala al de una madre sin este inconveniente y la mejor política laboral, es el pleno empleo porque con ello se mejora la remuneraciones y la dignidad de los trabajadores, ¡VIVA CHILE!